La reincorporación a labores de los trabajadores que pertenecen al grupo de riesgo

7 de mayo de 2020

La reincorporación a labores de los trabajadores que pertenecen al grupo de riesgo

Alejandro J. Navarrete Maldonado1
Irma del Rosario Pacheco Caldas2

Actualización (10/05/2020):

Mediante Decreto Supremo Nº 083-2020-PCM, publicado el 10 de mayo de 2020, se ha extendido el estado de emergencia hasta el 24 de mayo de 2020. Asimismo, se han regulado los siguientes aspectos en relación a las personas que pertenecen al grupo de riesgo:

  1. Se modificó la composición del grupo de riesgo, considerando a las siguientes personas:
  • Por edad: Personas mayores de 65 años.
  • Por enfermedad: Quienes cuenten con comorbilidades como hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedad pulmonar crónica, cáncer, otros estados de inmunosupresión y otras que establezca la Autoridad Nacional Sanitaria 3
  1. Los trabajadores pertenecientes al grupo de riesgo que deseen concurrir a trabajar en las actividades autorizadas, deben suscribir una declaración jurada de asunción de responsabilidad voluntaria, conforme a las disposiciones del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo en coordinación con el Ministerio de Salud. Asimismo, agrega que en ningún caso se podrá ejercer algún tipo de coacción para la firma de esta declaración jurada.

Estas disposiciones cambian el sentido original del presente artículo en la medida que los trabajadores que pertenecen al grupo de riesgo sí estarán permitidos para realizar trabajo presencial, por lo que podrían reiniciar sus labores. Pese a ello, el citado Decreto no se encuentra libre de cuestionamiento.

En principio, el citado Decreto Supremo Nº 083-2020-PCM ha sido refrendado por el Ministro de Salud, de modo que la modificación al grupo de riesgo por edad cuenta con la anuencia de la Autoridad Nacional Sanitaria. Lo que llama la atención es que se aplique una edad distinta a las consideradas en otras normas sanitarias4 sin que previamente se haya publicitado un sustento técnico, lo que consideramos necesario, más aún si la medida comprende a la persona adulta mayor5, quien, bajo el espíritu del Decreto Legislativo Nro. 1474, merece una tutela especial durante la emergencia sanitaria.

De otro lado, la constitucionalidad para autorizar el trabajo de las personas que pertenecen al grupo de riesgo a través del Decreto Supremo Nº 083-2020-PCM, resulta cuestionable. Si a través del Decreto de Urgencia Nº 026-2020 se determinó la obligatoriedad que estos trabajadores realicen trabajo remoto o se les otorgue licencia con goce de haber compensable, esta regla solo podría ser modificada por una norma con rango de Ley, y no así establecerse una disposición distinta a través de una norma jerárquicamente inferior, como es el citado Decreto Supremo.

Sin perjuicio de lo anterior, la firma de la declaración jurada no eximirá al empleador de cumplir con sus obligaciones de Seguridad y Salud en el Trabajo.

Texto original:

Con el Decreto Supremo 080-2020-PCM, publicado el 03 de mayo de 2020, se aprobó la reanudación de algunas actividades vinculadas a los sectores de:

  1. Minería e industria.
  2. Construcción.
  3. Servicios y turismo (incluye soporte de TI, servicios profesionales, servicio delivery de restaurantes, servicios notariales, y otros).
  4. Comercio (productos agrarios, electrónicos para el hogar y afines).

Si bien este Decreto habilita que las empresas de estos rubros puedan realizar trabajo presencial, cabe preguntar si ¿esta medida incluye a los trabajadores que pertenecen al grupo de riesgo? Para responder a ello, debemos repasar algunas de las normas emitidas a la fecha.

El 15 de marzo de 2020 fue publicado el Decreto de Urgencia Nro. 026-2020, en cuyo artículo 20 estableció que los trabajadores que pertenecen al grupo de riesgo por edad y factores clínicos6 debían realizar trabajo remoto, o en su defecto, cuando ello no sea posible por la naturaleza de las labores, correspondía que se les otorgue una licencia con goce haber sujeta a compensación. Cabe indicar que estas obligaciones deberían extenderse mientras dure la emergencia sanitaria por el COVID-19, teniendo en cuenta que las mismas no han sido modificadas por norma legal expresa, encontrándose plenamente vigentes.

Ahora bien, para aplicar la reanudación de actividades dispuesta con el Decreto Supremo 080-2020-PCM, resulta imperativo que todo empleador elabore y registre ante el MINSA el “Plan para la vigilancia, prevención y control de COVID-19 en el trabajo”, conforme a los “Lineamientos para la vigilancia de la Salud de los trabajadores con riesgo de exposición a COVID-19”, aprobados con la Resolución Ministerial 239-2020-MINSA, publicada el 28 de abril de 2020, y los protocolos sectoriales.

Así, el numeral 7.3.4. de los citados Lineamientos estableció las consideraciones para el regreso o reincorporación de trabajadores con factores de riesgo para COVID-19, precisando que deberán mantener la cuarentena domiciliaria según la normatividad correspondiente, entendiéndose con ello, a las disposiciones del Decreto de Urgencia Nro. 026-2020. En ese contexto, la premisa parece ser que los trabajadores que pertenecen al grupo de riesgo no deben reincorporarse a realizar labores presenciales, sino más bien, otorgarles trabajo remoto o licencia con goce de haber.

Ello se refuerza con lo prescrito en el Decreto Legislativo Nro. 1474, publicada el 03 de mayo de 2020, donde se establecieron disposiciones para fortalecer los mecanismos y acciones de prevención, atención y protección de la persona adulta mayor durante la emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19, en cuyo artículo 10 ha precisado las siguientes medidas en materia laboral en relación a la persona adulta mayor:

√ Respecto del sector público:

  • El acceso y continuidad del vínculo laboral de la persona adulta mayor se encuentran garantizadas por las disposiciones emitidas durante la emergencia sanitaria.
  • Se prioriza el trabajo remoto, cuidando que no se exponga a riesgos de contagio.
  • En caso la naturaleza de las labores del puesto de trabajo no resultara compatible con el trabajo remoto, corresponderá el otorgamiento de una licencia con goce de haber sujeto a compensación hasta el término de la emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19.
  • Establecen facilidades para los trabajadores que tiene a su cargo el cuidado de personas adultas mayores dependientes o que hayan sido diagnosticadas con COVID-19 y se encuentren en recuperación, a través del trabajo remoto o con licencia con goce de haber sujeto a compensación presentando una declaración jurada sujeta a fiscalización.

√ Respecto del sector privado:

  • Serán de aplicación las medidas establecidas por los Decretos de Urgencia Nro. 026-2020 y Decreto de Urgencia Nro. 038-2020 así como el Decreto Supremo Nro. 011-2020-TR.
  • El reglamento interno de trabajo rige las medidas y supuestos aplicables, no obstante, resulta facultativo la aplicación de las medidas establecidas para el sector público, o lo que acuerden las partes.

Recordemos que la Ley Nro. 30490, publicada el 21 de julio de 2016, reconoce como persona adulta mayor a aquella que tiene 60 o más años de edad, calificación que es coincidente con las personas que pertenecen al grupo de riesgo por edad. En ese sentido, si la vigencia del Decreto de Urgencia Nro. 026-2020 ha sido validada por el Decreto Legislativo Nro. 1474, ello limita que el empleador disponga el retorno a labores de estos trabajadores, debiendo realizar trabajo remoto u otorgarles una licencia con goce.

En conclusión, de acuerdo a la serie de normas que se han emitido en relación a los trabajadores que pertenece grupo de riesgo en el sector privado, dicho personal deberá ser exceptuado del regreso o reincorporación a labores de manera presencial al centro de trabajo, debiendo realizar trabajo remoto y, en caso ello no fuera posible (por la naturaleza del puesto de trabajo y/o las labores desempeñadas), será imperativo otorgarles una licencia con goce de remuneraciones.

Consideramos que esta medida es acertada pues, en caso de contraer el COVID 19, pertenecer al grupo de riesgo expone a los trabajadores a sufrir graves consecuencias para su salud. Entonces, es razonable que se implementen medidas normativas adecuadas para evitar que estas personas contraigan el virus, lo que se consigue a través de medidas que limiten su desplazamiento continuo, como es, justamente, limitar su trabajo presencial.


1 Abogado principal del Estudio Navarrete Maldonado Abogados. Especialista en Derecho del Trabajo y la Seguridad Social por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), con estudios concluidos de maestría en la citada casa de estudios. Estudios de posgrado en Derecho Social por la Universidad de Salamanca y la PUCP.

2 Abogada asociada del Estudio Navarrete Maldonado Abogados. Titulada por la Universidad San Martín de Porres, con cursos de especialización en Derecho del Trabajo por la Universidad ESAN, la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

3 Conforme a la Resolución Ministerial Nº 265-2020-MINSA, del 07 de mayo de 2020, que modificó los Lineamientos aprobados por Resolución Ministerial Nº 239-2020-MINSA, se consideran dentro del grupo de riesgo por enfermedad, las personas que padezcan de lo siguiente:

  1. Asma.
  2. Obesidad con IMC de 40 (cambió de 30 a 40).
  3. Insuficiencia renal crónica.

4 Aprobadas con Resolución Ministerial Nº 084-2020/MINSA (“Documento Técnico: Atención y manejo clínico de casos de COVID-19”), Resolución Ministerial Nº 193-2020/MINSA (“Documento Técnico: Prevención, Diagnóstico y tratamiento de personas afectadas por COVID-19 en el Perú”) y la Resolución Ministerial Nº 239-2020-MINSA (“Lineamientos para la vigilancia, prevención y control de la salud de los trabajadores con riesgo de exposición a COVID-19”), y su modificación por Resolución Ministerial Nº 265-2020-MINSA.

5 La Ley Nro. 30490, publicada el 21 de julio de 2016, reconoce como persona adulta mayor a aquella que tiene 60 o más años de edad.

6 Resolución Ministerial Nro. 239-2020 que aprueba los lineamientos para la vigilancia, prevención y control de la salud de los trabajadores con riesgo de exposición a COVID-19.VI.
VI. DISPOSICIONES GENERALES
6.1. DEFINICIONES OPERATIVAS
6.1.10 Grupos de Riesgo: Conjunto de personas que presentan características individuales asociadas a mayor riesgo de complicaciones por COVID-19. Personas mayores de 60 años y quienes cuenten con morbilidades como: hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedad pulmonar crónica, cáncer, u otros de inmunosupresión.


 

¿DESEAS INFORMACIÓN SOBRE NUESTROS PROGRAMAS?, ENVÍANOS TUS DATOS:

¡Comparte este post en tus redes favoritas!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Código Penal
Libro Código Civil PNG