LAS BANDAS CRIMINALES EN LOS DELITOS DE CORRUPCION DE FUNCIONARIOS

13 de mayo de 2020

Michael García Coronel[1]

 

La banda criminal, técnicamente no se trata de una denominación que se asigna a una agrupación delictiva, como sucedía antes del 2016. El día de hoy, banda criminal es considerado un delito, previsto en el artículo 317°-B del Código Penal. Esta figura punitiva, nace por los resultados adversos en los procesos penales por el delito de asociación ilícita (ahora organización criminal), por las dificultades probatorias que se daba al tratar de acreditar la permanencia en el tiempo de la organización criminal. Por ese motivo, la redacción del delito de banda criminal, dice: (…) que sin reunir alguna o algunas de las características de la organización criminal dispuestas en el artículo 317°, tenga por finalidad o por objeto la comisión de delitos concertadamente (…). Por esa razón, ahora las agrupaciones delictivas pueden ser sancionados por los delitos de banda criminal u organización criminal, precisando que la criminalidad organizada no es un delito, se trata de un fenómeno criminal.

 

Tomando en cuenta, el diseño de nuestro Código Penal, se aprecia la inexistencia del agravante de banda criminal, pero si se aprecia el agravante de organización criminal, solo en algunos delitos; sin embargo, en los delitos de corrupción de funcionarios, no se cuenta con los agravantes de banda criminal u organización criminal; motivo por el cual, cuando una banda criminal u organización criminal se constituyen, cuyo programa delictivo incluye los delitos de corrupción de funcionarios, estos deberán investigarse o procesarse en concurso, que contempla el delito fin (peculado, tráfico de influencias, negociación incompatible, etc.) y el delito de organización criminal o banda criminal (dependiendo de la estructura de la agrupación delictiva).

 

Ante la pandemia del CORONAVIRUS declarada por la OMS, el Poder Ejecutivo, declaró el Estado de Emergencia Sanitaria a nivel nacional por noventa días[2], por presencia del COVID-19 en nuestro país, viéndose obligado el Ministerio de Economía realizar diversas Transferencias Financieras a distintas instituciones públicas, para que adopten medidas de protección a la salud y la vida, por existencia del COVID-19.

 

En su momento la Ministra de Economía, María Antonieta Alva, señaló, que, para enfrentar la crisis del CORONAVIRUS, tiene dos etapas, la primera es de contención y la segunda de reactivación económica, la primera etapa cuenta con dos fases, en las cuales se gastara S/.30,000 millones de soles, para contener el avance de la enfermedad y otros S/.30,000 millones de soles para préstamos con garantías (…)[3]. Como se observa, estamos frente a grandes sumas de dinero, que apetece a muchas organizaciones delictivas, más aun cuando los delitos de corrupción de funcionarios, son menos riesgosas que el delito de narcotráfico, trata de persona u otro delito grave.

 

Una de las finalidades, por el cual se constituyen las agrupaciones delictivas, regularmente es el interés económico, las ganancias ilícitas que son obtenidas con apariencia de licitud. Prueba de ello, en la actualidad nuestro Sistema de Justicia Penal, frecuentemente nos presenta la existencia de procesos penales, que se desenvuelven dentro de los alcances de la Ley Nª30077 Ley contra el Crimen Organizado, por la existencia de organizaciones criminales cuyos integrantes es compuesto por ex presidentes, ex congresistas, ex gobernadores regionales, ex alcaldes provinciales, distritales, altos funcionarios, funcionarios, servidores y terceros. En esa misma línea, en el año 2018, se realizó una serie de operativos, que permitió la intervención de alcaldes que desempeñaban funciones en distintos puntos del país, por delitos patrimoniales y de corrupción de funcionarios.

 

Como se puede ver, el dinero del estado es una mercancía muy deseada, es el manjar de la delincuencia organizada, motivo por el cual, existen funcionarios públicos y personas naturales y/o jurídicas que esperan la oportunidad para apropiarse, mediante operaciones aparentemente licita, transparente, para verse favorecidos. Esa es una triste realidad, que el parecer el Estado se “olvido” o no tomo en cuenta la existencia del virus que nos antecedía, se trata, el virus de la corrupción.

 

Ante las sumas cuantiosas que se venían transfiriendo a diversas instituciones públicas, fue un hecho advertido por funcionarios y/o personas naturales y/o jurídicas, considerando además la coyuntura, se trataba de un escenario que podría favorecer a los planes ilícitos. Al parecer, el punto de partida, fue la expresión de voluntad de delinquir de sus integrantes, afinar la finalidad u objetivo, para luego definir el número de integrantes y designar las tareas y/o roles que debería cumplir cada uno de los integrantes, teniendo como premisa que cada una de las actividades debería desenvolverse dentro de un manto de aparente legalidad y/o licitud, que además sería la coartada casi perfecta y el argumento de defensa que la agrupación delictiva empleará a lo largo de la investigación y el proceso penal que podría seguírsele.

 

Ante las condiciones presentadas por el COVI-19, los hechos se habrían desenvuelto entre la segunda quincena de marzo y el mes de abril de 2020, durante este periodo se dio el concierto de voluntades para apropiarse de los fondos del Estado y desarrollar el plan “empresarial” en un plazo breve, no se trata de un programa delictivo que se haya planeado con anterioridad; por tanto, la agrupación no tendría permanencia en el tiempo y su débil estructura y reciente periodo de vida, el concierto de voluntades y la presencia de más de dos personas (natural o jurídica), permite subsumirse en el delito de banda criminal, cuyo delito fin consiste en apropiarse los fondos del Estado, mediante  la comisión del delito de corrupción de funcionario, con posibilidad de extenderse la persecución penal, por el delito de Lavado de Activos, con posibilidad de recurrir a un proceso de Extinción de Dominio.

 

En cuanto a la modalidad delictiva empleada, por las bandas criminales, habrían recurrido a la modalidad más usual, que consiste en compras públicas con aparente sobrecosto (mascarillas, alcohol, guantes, mandiles, oxigeno, ambulancias, etc.). Modalidad que requiere el desarrollo de un plan “empresarial”, y la concurrencia de una pluralidad de agente, con funciones específicas, pero cohesionado a un interés delictivo, bajo las órdenes de un “líder”.

 

Desde mi punto de vista, no logro advertir la existencia de organizaciones criminales, que estén detrás de estos aparentes actos delictivos, ya que no apreció un equipo delictivo debidamente estructurado, con permanencia en el tiempo. Lo que se tendría, son bandas criminales, muy idéntica con aquellas bandas criminales, dedicados al delito de robo, en su rubro robo de farmacias, celulares, roba casas, quienes, al ver la oportunidad, se organizan bajo el mando de un líder, de manera casual, sin estructura y deciden afectar el patrimonio, distribuyéndose posteriormente las ganancias ilícitas, para luego ver la posibilidad de realizar otro “golpe” con los mismos integrantes o no. Esta misma situación se habría desarrollado en las compras públicas, vieron la oportunidad y las bandas organizadas decidieron realizar el golpe. Esperemos que, en su oportunidad, de darse el caso, sean sancionados, considerando el agravante del estado de emergencia sanitaria a nivel nacional.

 

Como se puede apreciar, las bandas organizadas no solo se constituyen en los delitos violentos, también se puede apreciar en delitos de “cuello blanco”; por tanto, su atención por parte del Ministerio Público, debe realizarse con el empleo de todas las técnicas de investigación que provee el Código Procesal Penal y la Ley N°30077 Ley contra el Crimen Organizado, así como las demás pesquisas que la Policía Nacional debe emplearlas y en lo sucesivo debe prevenir estos actos de corrupción.

 

[1] Juez Unipersonal de San Juan de Lurigancho (con competencia para delitos comunes, corrupción de funcionario y crimen organizado)

[2] Decreto Supremo Nª09-2020-SA publicado el 12.03.2020

[3] Publicado en GESTIÒN, 29.03.2020 https://gestion.pe/economia/coronavirus-peru-mef-proyecta-invertir-al-menos-12-puntos-del-pbi-para-enfrentar-crisis-del-covid-19-nndc-noticia/

¿DESEAS INFORMACIÓN SOBRE NUESTROS PROGRAMAS?, ENVÍANOS TUS DATOS:

¡Comparte este post en tus redes favoritas!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Código Penal
Libro Código Civil PNG